“La vida en vertical”

Y hoy quiero hablar de la vida en vertical

El espacio que habitamos, tiene tres dimensiones, es decir que existen, básicamente 6 direcciones a nuestro alcance, derecha izquierda en frente, atrás, arriba y abajo, si queremos y cuando queremos ir en alguna dirección.

Y donde es esa dirección en la que tanto queremos ir?, nuestro idioma utiliza las frases que mejor describen nuestra naturaleza., y si ese es el caso, nuestros corazones, siempre apuntan hacia arriba. Hablamos de treparnos hacia el éxito,llegar a la cumbre, alcanzar la cima, pensamos altamente de líderes, aspiramos a ideales sublimes, y nos referimos al cielo como todo lo que representa lo bueno y elevado. Y además siempre nos expresamos en términos de dirección, como tomar la dirección correcta en la vida, movernos hacia adelante con nuestros proyectos y profundizar más en la situación.

Cuando se trata de niños, siempre el más fuerte no es el mayor de edad ni el más robusto, ni el mas inteligente, sino el más alto.

En las palabras del rey salomón:

El espíritu del hombre siempre aspira a llegar más alto. Y también describe el alma del hombre como la lámpara de D-S, explica la kabalá, dado a los 4 elementos, fuego, tierra, agua y aire, fuego es el único que se eleva hacia el cielo.

Y qué significa anhelar hacia arriba, los líderes jasídicos lo describen como dos tipos de  crecimiento, dos maneras de avanzar. Hay un tipo de crecimiento que sucede dentro de los parámetros de la existencias misma, cada uno de nosotros posee una personalidad específica, un carácter determinado, talentos especiales y un potencial único. Dentro de estos específicos existe también, la posibilidad de extendernos y ensanchar nuestros logros para cubrir más territorio. Pero todo esto pas en un plano dela realidad.

, en la superficie de quien y como somos.

El aspirar a lo alto, significa negarnos a aceptar las dos dimensiones de ese plano. Significa explorar y hadta explotar el límite o el tejado de nuestro propio ser y reinventarnos para convertirnos en algo que nunca fuimos y nunca nos imaginábamos el potencial que llevábamos dentro.

Y esta es una cualidad única del ser humano. ningúna otra criatura tiene el deseo de ser algo diferente a lo que ya es.

Una roca quiere seguir siendo una roca y el elefante se conforma con ser un elefante.y hasta el ángel quiere seguir siendo ángel.

Solo el espíritu humano aspira hacia las alturas.

Pero hay veces en la vida que irónicamente, la única manera de subir los ojos al cielo es cuando nos caemos.  

Se dice que la vida está llenad altos y bajos, y no es verdad. la vida es altos y bajos.

Pero debemos preguntarnos  a qué nos conectamos más? A los bajos? Los malos hábitos las noticias, las guerras y el terror o a lo alto, a romper los malos hábitos a concentarme en el agradecimiento y a disfrutar mi vida al máximo?

Mañana celebramos el 10 d tevet, el día que la saga contra jerusalem comenzó. El momento que empezó lo que se convertiría en la destrucción del templo sagrado, y es un momento de depresión. Ayunamos, nos lamentamos y arrepentimos, pero eso puede ser bueno. depresión es muerte, la amragura es la resurrección. Es no conformarnos con el status quo, donde la vida se encuentra con la muerte y en ese momento el alma sube en llamas, hacia arriba, hacia un nuevo ser, como explica el zohar que al igual que para crear fuego hay que romper las piezas de madera, cuando queremos prender nuestra alma en fuego, a veces necesitamos rompernos y destruir nuestro ser pasado y empezar de nuevo.

De las cenizas algo nuevo puede sumergir.

Esa voz que nos susurra, hay muchas cosas en mí que debo dejar atrás para poder crecer y desarrollarme para llegar a la mejor vesión de mí mismo.

En ese momento de destrucción, a travez de las grietas, entra esa luz que nos anuncia un nuevo comienza, una nueva era y nos prepara par la reconstrucción.

Que tengamos el mérito de ver esa reconstrucción del templo hoy mismo.

Muchas gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *