“Los tres dedos que apuntan en nuestra dirección”

Y hoy vamos a hablar de los tres dedos que apuntan en nuestra dirección.

Cuando alguien nos importa y lo queremos, el juzgarlo favorablemente y darle el beneficio de la duda se hace más fácil. De pronto nos convertimos en personas creativas y con una imaginación desarrollada…pero en realidad, debería ser así con toda persona…

Porqué siempre el erro r lo encontramos en la otra persona?

Cuando el otro no hace algo….es vago

Cuando yo no hago algo…estoy muy ocupado

Cuando la otra persona habla…es chismosa

Cuando yo hablo…estoy dando crítica constructiva

Cuando  la otra persona se decide…es terca

Cuando yo me decido…tengo ekronot

Cuando el otro no saluda…es insensible

Cuando yo no saludo…no me dí cuenta

Cuando la otra persona habla de sí mismo …es egocéntrica

Cuando yo hablo de mí mismo…es porq estoy abriendo mi corazón

Cuando el otro trata de ser amable…es interesado

Cuando yo actúo así…soy amable

Cuando el otro hace algo sin orden…es desordenado

Cuando yo soy desordenado…es porque soy creativo

Cuando el otro avanza… es porque le dieron esa oportunidad

Cuando yo avanzo…es por mi esfuerzo

Cuando el otro pelea por sus derechos…es terco

Cuando yo peleo por mis derechos…es personalidad

CUANDO TENGAS LA INTENSIÓN DE JUZGAR “AL OTRO”

PORFAVOR! TOMA UN MINUTO Y HECHATE UN VISTAZO A TI MISMO!

ESTAMOS CRITICANDONOS A NOSOTROS MISMOS EN UN PERSONAJE DISTINTO!

Cada uno de nosotros es un juez. Juzgamos al prójimo y decidimos todos sus rasgos con respecto a nosotros.

El juzgar se debe hacer con justicia…eso es lo que significa.

La mitzva “con justicia juzgarás a tu prójimo” no se le dio solo a los jueces, sino a todos.

Es una halajá que es pertinente a todos.

Cuando sentimos que nos han hecho mal, no debemos juzgar inmediatamente y saltar a conclusiones, porque la mayoría de las veces es errónea y apurada.

Ilustrarlo con una historia:

En una conferencia, contó un maestro sobre un acontecimiento que le cambió la vida…

Cuenta sobre un maestro que llegó tardísimo al colegio, y corriendo hacia su clase, vió  a uno de los alumnos parado fuera de la clase, y con una sonrisa, miró al profesor y apuntó a su reloj y el maestro, fuera de sí, lo mandó a la dirección y le dijo no volver sin los padres.

Cómo se atrevió ese niño, resaltarle al profesor con tal descaro, su retraso!!!! Después de haberlo expulsado por dos días, llegó la madre con el al colegio para hablar con el profesor y entender qué fue lo horrible de la actuación de su hijo que lo llevó a expulsarlo ???

Y el profesor le dijo que como pensaba ella que después de tal comportamiento el podría volver a su rutina sin ensañarle una lección?

Y la mamá dijo que ella no entiende NADA…el pidió de regalo de cumpleaños un reloj como el que usted usa, y estaba tan ansioso de enseñárselo que quería mostrárselo antes de que entrara a la clase….

En realidad a veces es falta de voluntad… muchas veces, a lo largo de nuestra vida, sentimos que nos hacen falta herramientas para poder juzgar a favor, sobre todo si vemos comportamiento que no pueden justificarse!!! Sin embargo cuando si nos importa de alguien yl oqueremos, nos resulta mucho más fácil ver los aspectos positivos y hasta ponernos en su lugar…y no nos apresuramos a juzgar…ese es el encanto del amor…

Nos lleva a tapar los defectos. Tenemos un  mecanismo instintivo que nos lleva a proteger el caso , entender y redondear esquinas…

Otro hábito que poseemos, es la crítica a cosas que nosotros mismos padecemos de ellas..pero no estamos conscientes.

Hilel dijo en pirkei avot-etica de los padres: no juzges a tu prójimo hasta que llegues a su lugar” este es uno de los concejos más elevados que se nos concedió para ayudarnos a  querer juzgar a favor y revelar la voluntad para ello porque como dice la mishna HASTA Q NO ESTÉS PARADO EN ESE MISMO LUGAR Y EN ESA EXACTA SITUACIÓN NO PODREMOS SABER COMO ACTUARÍAMOS..Y generalmente cuando juzgamos es porque nos creemos con tanta certeza que si yo estuviera en esa situación actuaría diferente…no estés tan seguro…

Cuando anulamos a una persona por sus actos, es una señal para nosotros mismos que tenemos las herramientas para llegar a su lugar…como dijo jazal A POSEL BEMUMO POSEL- EL QUE ANULA, SE ESTA ANULANDO…PORQUE CUANDO  APUNTAMOS CON UN DEDO AL PRÓJIMO, TRES DEDOS ESTÁN APUNTÁNDONOS A NOSOTROS MISMOS.

QUE TENGAN UN LINDO DÍA.

Un pensamiento en ““Los tres dedos que apuntan en nuestra dirección”

  1. Gracias por las lecciones, estoy aprendiendoy aplicando en mi vida
    No juzgando, y ver al otro como mi espejo
    Gracias, nathaly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *