“Suerte”

Hoy vamos a hablar de cómo cambiando nuestra expectativa cambiaremos nuestra suerte.

“Nunca estás lista a tiempo”

“no puedo creer que te  lo ganaste”

“Seguramente eres una artista”

“Pero es tan fácil, cómo es que no entiendes”

“Simplemente empieza  a cuidarte”

Aquí les presento uno de los tantos espejos sociales…cuando nos reflejamos y nos percibimos a través de los lentes del otro, sus opiniones y sus estándares, y me limito a verme como la  sociedad me pinta, es como una ventana  que veo mi reflejo en él .. y digo reflejo, porque si nos preguntamos a nosotros mismos si ese soy yo realmente, no siempre estaré de acuerdo .Hasta que punto la percepción de la otra persona refleja realmente quien soy ? pero el problema empieza cuando se convierten en una profecía auto cumplida…cuando la opinión o la percepción de las personas que te rodean se vuelven tu imagen propia…

Han escuchado del efecto pigmaleón? Es una parábola sobre la profesía auto cumplida, es cuando las expectativas de la persona de sí misma y de quien le rodea influencian la manera de actuar tanto con él mismo como con la gente a su alrededor.

Por ejemplo, se escuchó que el banco x está a punto de colapsar…todo el que tiene cuentas ahí va corriendo a sacar su dinero, los stocks bajan, los rumores se refuerzan y el banco se declara en bancarrota…

Cuando pensamos pensamientos positivos o negativos de otra persona o de nosotros mismos, esa fuerza trabaja de tal manera que es capaz de influenciar el subconsciente de esa persona y por supuesto, el nuestro mismo..

En otras palabras,con los pensamientos de la capacidad o potencial que le atribuimos a esa persona o a mi mismo ,  pedo afectar enormemente los resultados.

Voy a  ilustrar la profecía auto cumplida con un experimento que se realizó en una escuela por los investigadores rozental y Jacobson, donde se comprobó científicamente que peso tienen las expectativas de los profesores, para el éxito y triunfo de los alumnos…

En el experimento se le presentó  a los maestros información falsa sobre sus alumnos.

Se les dijo que después de hacer exámenes, varios de  sus alumnos se revelaron como niños  tienen un potencial increíble para subir sus notas hasta fín de año.. a el resto no se le dio notas especiales ( obviamente no se le hizo a esos alumnos ningún examen y todo estaba basado en falsos resultados para probar su teoría)

Como sabrán, efectivamente, los alumnos con “potencial” llegaron a la excelencia y vemos cómo las expectativas, crearon la realidad.

Otro ejemplo de la tora

Rajel, la hija de kalba savua, decidió casarse con rabi akiva, a pesar que este tenía 40 años, no sabía leer ni escribir, ella lo manda  a estudiar tora, y se entrega por completo a esta misión, sin importarle los años de soledad y el qué dirán. Cuando llega Rabi Akiva con 24.000 alumnos, les dice “todo lo que soy y tienen, es por ella”

Si queremos cambiar alguna situación en nuestra vida, debemos cambiarnos primeramente a nosotros mismos, y para lograr un cambio real, debemos cambiar nuestra percepción, es dificilícimo! Pero es una inversión que paga dividendos increíbles!!!

Porque nos despejamos de expectativas y empezamos a ver la esencia real y auténtica.

Cuando seamos capaces de ver a nuestros seres queridos familiares, alumnos, en la luz de su esencia y potencial real, veremos como cada capa de potencial se va revelando… y seremos capaces no solo de darle espacio a la personalidad de la otra persona y sus necesidades sino que seremos capaces de agradecer por todo lo que sí hay y cuando sentimos que podemos ser quienes somos y no quienes esperan que seamos, y nos aceptan, esto da pié a nuevas perspectivas y resultados.

Toda esta idea está explicada en el libro de mishley, que escribió shlomo hamelej,

Mikol mishmar netzor libja, ki mimeno totzaot jaim- “cuida tu corazón cautelosamente, porque de ahí los resultados de tu vida”

En conclusión, para cambiar la suerte, debemos cambiar primero nuestras expectativas, que siguen con el  pensamiento, que es nuestro  sentimiento, ver el potencial positivo de la persona, agradecer por lo que si hay y esperar resultados positivos…

Todo es posible, si realmente lo imaginamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *